Preguntas Frecuentes

Puede haber distintos motivos para realizar una consulta al psicólogo, y se pueden agrupar en tres categorías que determinarán el tipo de terapia que se llevará adelante.
 
1- La crisis vital, donde algún evento o situación fuera de lo normal en la vida de la persona le genera un malestar o sufrimiento, como puede ser haber perdido el empleo, una separación amorosa, etc., y la persona necesita adquirir herramientas psicológicas específicas para afrontar de la mejor manera posible esta situación. Try your luck with a pokie games free
2- En segundo lugar está la terapia de desarrollo personal, en la que la persona puede o no acudir a la consulta con un problema o motivo específico (ej. “quisiera ser menos tímido” o “quiero un espacio para hablar sobre distintos temas que me preocupan”), pero en todo caso no se trata de un trastorno mental como los descritos en los manuales de clasificación, generalmente por ser menos severo el padecimiento o la disfunción que genera en la persona.
3- Por último, están las terapias específicas para los distintos trastornos descritos en los protocolos de tratamiento. Aquí el tratamiento es más estandarizado porque ya está estudiado qué conjunto de técnicas son más eficaces para el tratamiento de cada trastorno.

Sí. Los estudios científicos concluyen que La Terapia Psicológica a Distancia, o Terapia Online, arroja similares resultados a la Psicoterapia presencial. Al mismo tiempo, la terapia online ofrece ventajas adicionales como la flexibilidad de horarios, facilidad de transporte (no lo requiere), abarata costos, etc.

Este punto se ha vuelto motivo de controversia desde que la eficacia del psicoanálisis como técnica terapéutica fue puesta en tela de juicio por la falta de resultados visibles en los pacientes. En términos generales, la psicología cognitivo conductual adscribe a la visión de que las causas de los problemas y trastornos tienen un triple origen biológico, psicológico y social. Esto hace que sea importante recabar al menos cierta información básica sobre el pasado, la crianza y contextos en los que se desenvolvió el paciente y los acontecimientos vitales que pudieron ser importantes, pero no para buscar la “causa última” de su problema en ellos, ni mucho menos la solución a los mismos. Generalmente este tema ocupa un espacio relativamente reducido en las terapias cognitivo conductuales.

La duración de cada sesión de tratamiento será aproximadamente de 60 minutos.

Esto puede hacerse por distintos motivos. El más habitual es que el psicólogo tratante evalúe la conveniencia de que el paciente reciba, además del tratamiento psicológico, algún tipo de medicación que sea eficaz en la reducción de síntomas que se presentan, o bien que coadyude a que el tratamiento psicológico produzca el cambio necesario. El criterio general para esto está dado por los resultados de una gran cantidad de investigaciones en torno a la conveniencia, para determinados trastornos, de la utilización de medicación para su tratamiento, si bien también se deben tener en cuenta otros factores particulares del caso, como la preferencia del paciente, la severidad del cuadro o la respuesta al tratamiento psicológico.

La terapia cognitivo conductual:
– Es directiva: a diferencia de otras psicoterapias, tiende a ser el terapeuta quien dirige la sesión una vez que ha quedado claro cuál es el problema a tratar, aunque por supuesto esto no quita que el paciente puede intervenir, hacer todas las preguntas necesarias o tratar otras inquietudes que surjan.
– Es psicoeducativa: hay un fuerte acento en que el paciente entienda muy bien cuál es su problema, cómo se generó y qué factores lo mantienen o agravan, y esto es importante porque terapeuta y paciente deberán trabajar “en equipo” por lo que deberán compartir la visión del problema y la solución.
– Es colaborativa (idem punto anterior).
– Persigue objetivos concretos: que puede ser propiamente el tratamiento de un trastorno mental o cualquier otra inquietud o problema que el paciente presente y sea abordable por las técnicas cognitivo conductuales.
– Respeta el modelo médico: intenta arribar a un diagnóstico basándose en los síntomas que el paciente presenta y aplica un tratamiento que ya haya demostrado eficacia para ese trastorno o problema.
– Tiene fundamentos científicos: la terapia cognitivo conductual se inscribe dentro del movimiento conocido como “medicina basada en la evidencia”. Esto significa que cada técnica o tratamiento aplicado ha demostrado lograr mejores resultados que otros tratamientos disponibles para el mismo problema. Hay un fuerte compromiso con dejar atrás las prácticas pseudo-científicas de dudosa eficacia, por eso constantemente se está evaluando la utilidad real de los procedimientos.
– Es integrativa: porque cuando puede ser de utilidad se incluye tecnología de orígenes muy diversos, como pueden ser las técnicas de meditación o relajación, que originalmente fueron desarrolladas por tradiciones orientales como el budismo zen, pero que demostraron ser de gran utilidad cuando se las incluye como un componente del tratamiento para ciertas patologías.
Las sesiones tienen un costo de $1200 (pesos argentinos) la sesión o 35 usd para extranjeros. 
PARA RESIDENTES EN LA REPÚBLICA ARGENTINA.
  • Mercado Pago (Tarjeta de crédito – Rapipago – Pago Fácil – etc.)
  • Depósito bancario en efectivo.
  • Transferencia bancaria desde su cuenta.
  • Bitcoin.

PARA RESIDENTES EN EL EXTERIOR.

  • Paypal, bitcoin o Litecoin.

Métodos de pago

minicreditos sin papeleos

Podés contactarte por whatsapp (+5491155292992) para coordinar un turno, pautamos fecha y acordamos el medio de comunicación. Por dichas vías también podés realizar consultas en caso de que algo no te haya quedado claro.

Todas las sesiones de psicoterapia a distancia se abonan por adelantado.

Solicita un Turno



.